Vida Profesional II

En vista de que nada de mis intentos por sobrevivir funcionaba tuve que renunciar a mi posición profesional y me convertí como un simple vendedor, tuve que dedicarme a esta nueva función no solo para sostener mi familia sino pagar la inmensa cantidad de deudas contraídas. Dios me ayudó de manera espectacular, pagué mis deudas y me tomaron como Gerente de Ventas, esta fue una experiencia maravillosos con una serie de eventos que los compartiré en otros espacios.