Vida Profesional I

Mi sueño era ser Arquitecto, me preparé en Pre-Arquitetura, pero al ver que era imposible estudiar y trabajar, opté por estudiar Contabilidad en la Universidad Nacional San Antonio Abad del Cusco.

Me casé cuando estuve en segundo de facultad y junto con mi esposa, nos graduamos como Contadores en 1971, tengo dos hijos de ese matrimonio, José Luis – Ingeniero Civil y Eduardo – Abogado connotado.
Mi vocación no era la Contabilidad, por lo que hice estudios adicionales de Administración de Empresas, lo cual me permitió moverme en el área gerencial.

Mi temperamento, habilidad y la capacidad de lucha ante las dificultades me prepararon para conquistar dimensiones mayores que me llevaron al éxito.

Fui preparado para luchar, pero no fui preparado para el éxito porque éramos pobres y fue el éxito económico que me hundió en el libertinaje destruyendo mi hogar, perdiendo todo lo que logré con mi esposa. De ese compromiso tengo dos excelentes hijos ahora profesionales reconocidos.