El inicio de mi vida

Nací en la Ciudad del Cusco el 23 de diciembre de 1944, de padre cusqueño y madre arequipeña, somos dos hermanos.
A los dos meses de nacido mi padre nos abandonó por otra mujer llevándose los pocos recursos que mi madre logró con su trabajo. El terremoto de 1950 nos dejó en la calle sin nada.

Nuestra vida ha sido de lucha constante de supervivencia.

Tenía el talento del canto que a los 5 años me permitió proveer de alimentos a mi hogar cantando en familias, también tenía el talento del dibujo y pintura que me permitió ganar dinero desde adolescente.
Mi madre muy católica, me crió vinculado a la iglesia, fui acólito y muy vinculado a sacerdotes jesuitas y frailes franciscanos.

Al ver a mi madre enferma entramos en acuerdo con mi hermana que ella estudiaría Secundaria Comercial y yo trabajaría. Empecé a trabajar desde los 11 años.
Empecé a estudiar secundaría a los 15 años y nunca dejé de trabajar.
Los principios y valores de trabajo, los recibí de mi madre que no ha permitido que me desvíe al camino perverso que nuestra juventud en la actualidad corre.
Estuve preparado para enfrentar las dificultades de la vida pero no estaba preparado para el éxito.