Antesala de mi llamamiento

Sal de la Alianza Cristiana y Misionera con una mentalidad liberal, y en Iquitos lo que hice fue congregarme a la Iglesia aparentemente de la misma denominacin, estuve con ellos 3 meses y me di ntegro para apoyar a la juventud, lamentablemente esta congregacin era totalmente diferente a la de donde proceda, cuestionado por la dirigencia por ayudar a jvenes siendo divorciado, me afect y prefer quedarme en casa y no congregarme.

Lo que no saba era que la vida de Iglesia es fundamental para mantenerse firme. Como ya lo dije antes, yo estaba preparado para las dificultades pero no para el xito, aun estando en la etapa econmica ms crtica del Per, mis remuneraciones eran en dlares fue una segunda ocasin de sumirme en pecado, nuevamente volv al libertinaje al punto de conducir ebrio, razn por la cual, humanamente tom la decisin de casarme con una loretana, esta decisin fue en tiempo rcord solamente 3 meses, fue un freno a mi vida disoluta, de este compromiso tengo dos hijas: Eliana Licenciada en Negocios Internacionales y funcionaria pblica y Raquel Licenciada en Ciencias de la Comunicacin y tambin funcionaria del sector pblico.

Si bien se redujo mi desenfreno, pero mi conducta gerencial se sumi en la corrupcin en los negocios con las entidades pblicas y comenz nuevamente mi destruccin, ya con una hija empec a sentir nuevamente los sntomas que super en mi tratamiento psiquitrico, situacin que me llev a humillarme ante la presencia de Dios y clamar a Jess para que me recupere. Ese mismo da me visit un pastory me reconcili.

Mi consciencia me redarga haberle fallado a Dios apartndome de l y casarme con una incrdula sabiendo que no lo debera hacer, mi oracin de arrepentimiento culmin Si me has perdonado, salva a mi esposa. Era obvio que ella no contribua con mi vida cristiana, por otro lado la Iglesia que participaba tena un perfil religioso legalista, que era el perfil general de las Iglesias de Iquitos. Vea el mal trato a los pastores, la frialdad de las congregaciones sin visin.

Particip de otra Iglesia bautista del mismo perfil pero con una familia pastoral ms sensible y amigable que me apoyaban en oracin para la conversin de mi esposa, como es natural me dediqu a la enseanza y como toda iglesia pequea a uno le dan las responsabilidades, fui presidente de la Junta de Diconos, y en poco tiempo se me entregaba el plpito para mensajes dominicales, luego reemplazar en ausencia del Pastor durante sus viajes misioneros.

Dios cumpli conmigo, salvando a mi esposa. Serva en la Iglesia y segua como gerente pero tena una lucha para romper el esquema mundano que haba adoptado, fue cuando Dios me dijo que dejara la gerencia y le sirva, yo no aceptaba y me resista obedecer. Un da llega un Apstol de Costa Ricabuscando a dos personas que Dios le haba indicado, sin conocernos visit al pastor y de manera sobrenatural haba llegado de la capital y fui directamente a la Iglesia en lugar de ir a mi oficina, lo sobrenatural es que este siervo esperaba porque saba que vendra la segunda persona y as fue, nos comunic la visin que haba recibido de que traera predicadores de primera lnea para producir un avivamiento en la Amazona, lo que necesitaba era una Iglesia que lo asumiera, la forma que nos comparta era para m algo extrao porque nunca supe que Dios hablara de la manera que l nos explicaba. Al segundo da aceptamos el reto, seramos los lderes para convocar a todas las congregaciones de Iquitos.

Demoramos ms de un ao en hacer realidad la primera visita de siete ministros de Costa Rica que produjeron una conmocin en Iquitos, lo que no saba hasta ese entonces que exista el pentecostalismo y nos marginaron las iglesias bautistas que nos habamos unido a los pentecostales.

Una maana en mi tiempo devocional Dios me llam al ministerio, implicaba una renuncia a mi centro de trabajo, me imaginaba que sera para la enseanza porque ese ha sido la principal tarea que realizaba y era mi pasin ensear, pero Dios fue claro en decirme que me llamaba para ser pastor.

Durante un mes me resist al llamado, Dios insista y le dije con sinceridad No me gusta la Iglesia la respuesta de Dios me sorprendi ms, me dijo: A m tampoco, pero as los amo, por eso te llamo para que hagas la Iglesia que yo quiero obviamente le pregunt Cmo sera la Iglesia que quiere?, me respondi est en mi Palabra, sorprendido y contrariado le dije Un momentito Padre, todos estos pastores son egresados de seminarios e institutos y no saben la Iglesia que t quieres?