Mi Implementacin

Como lo dije en otro comentario, yo no busqu el ministerio, me rehus aceptar el llamado porque me consideraba que no estaba preparado (Seminario o Instituto Bblico), mi pasin solamente era ensear la Palabra, de modo que todo lo que comparta era el producto de mi relacin ntima con Dios y la experiencia diaria con l.
Acept el llamado con la condicin que me capacitara, y Dios empez conmigo como Jess con sus doce apstoles, caminando con l, a esto le llamo el Instituto Bblico de Pedro, Juan y Jacobo.

El dirigir el Centro Prctico MIVIA y estar vinculado a grandes siervos (Apstoles, Profetas, Maestros y Evangelistas) fueron los recursos que Dios us para formarme ministerialmente. Siempre ha sido una lnea en mi gestin, no despreciar ninguna enseanza de donde provenga denominacionalmente, me he asegurado que provenga de gente o ministerios comprobados en su autenticidad cristiana y nada ms, pero s me propuse probar la enseanza en mi vida, si funciona lo experimento, lo tomo y lo enseo, de no ser as no ministro, muchas enseanzas han pasado aos para comprobarlo y recin usarlo. No hay nada nuevo bajo el sol, Dios ya lo dio todo, es en el tiempo y la sazn de Dios, as como las circunstancias imperantes que Dios me confirma la revelacin para que lo use.