MI FORMACIÓN MINISTERIAL

Mi formación ministerial ha sido una provisión de Dios, yo no lo busqué, toda mi capacitación ministerial ha sido respuesta a necesidades ministeriales, porque mi convicción siempre ha sido. Si Dios me ordena algo, Él me capacita para hacerlo. No empecé mi capacitación en un Seminario o Instituto Bíblico sino en lo que yo llamo:

– La Escuela Bíblica de Pedro Juan y Jacobo

Mi primera capacitación ha sido caminando con el Señor (ver mi implementación) desde el inicio luchaba conmigo mismo en cuanto al diseño de la Iglesia existente (ver insatisfacción eclesial), mi temperamento no admite el estancamiento histórico, siempre he pensado que Dios es dinámico por tanto la vida cristiana también es dinámica, no puede quedar un creyente sólo con la satisfacción de ser salvo, pero viviendo en miseria y postración con la esperanza de que en el cielo le será dado.

El tiempo me ha demostrado que Dios piensa lo mismo. A veces no se puede entender que siendo llamado, uno sufra más contrariedades que al estar sin ministerio y es porque Dios enseña a sus siervos por experiencias reales en la tierra para entender lo celestial. (ver contrariedades)

– Centro Práctico MIVIA

Mi inicio ministerial fue la enseñanza capacitando discípulos con lo que disponíahasta ese momento. Al entender que estaba llamado a un ministerio de restauración (ver ministerio de restauración) tenía que reconocer lo que Dios deseaba hacer conmigo. Él quería demostrarme que lo que perdí durante toda mi vida, me devolvería para que sea glorificado, entendí que la restauración del hombre es la manera de avergonzar al diablo (ver pérdidas del inicio) para eso Dios me entregó la dirección de un Centro de Entrenamiento que fundamos con la idea de capacitar jóvenes de diversas Iglesias para la evangelización de la Amazonía (ver amigos y mentores).

La presencia de ministros de muchas naciones (sin conocerse entre ellos) de envergadura procedentes de: Costa Rica, México, El Salvador, Estados Unidos, Alemania, Guatemala y un Judío Mesiánico de Israel, todos ellos venían a enseñar a nuestro Centro con temas dados por Dios mismo, esto me hizo entender mejor mi llamado y capacitarme para el cumplimiento de la visión.

Entendí también que no era solo para mí, sino para levantar discípulos e iglesias que compartirían la visión. Esta realidad comenzó a producir en mí la carga de escribir lo aprendido en enseñanzas contextualizadas a nuestra realidad en un lenguaje sencillo y comprensible para nuestros jóvenes (ver producción literaria)

– Universidad Latinoamericana de Teología – LUT

Mi estrecho relacionamiento con Costa Rica, me abrió puertas para ser elegido y capacitado en teología en la Universidad Latinoamericana de Teología (LUT) donde obtuve el Doctorado en Teología (ver el nuevo nivel ministerial).